¿En qué consiste el método Montessori?

La metodología de enseñanza Montessori fue creada por la Dra. Maria Montessori y se basa en la actividad dirigida por el niño, el aprendizaje activo y la interacción colaborativa. En las aulas Montessori, los niños realizan elecciones creativas en su aprendizaje mientras que el salón de clases y el maestro ofrecen actividades acordes a la edad para guiar el proceso. Los niños trabajan en grupo e individualmente para descubrir y explorar su conocimiento del mundo y desarrollar al máximo su potencial (Maria Montessori, 1913).

Los salones de clases Montessori son ambientes hermosos, diseñados para satisfacer las necesidades de los niños dentro de un intervalo de edad específico. La Dra. Maria Montessori descubrió que el aprendizaje práctico en este tipo de aulas lleva a una comprensión más profunda del idioma, las matemáticas, ciencias, música, arte, interacciones sociales y mucho más.

Todos los materiales en un salón de clases Montessori apoyan un aspecto del desarrollo del niño y crean un equilibrio entre sus intereses naturales y las actividades disponibles. Los niños pueden aprender a través de su propia experiencia y a su propio ritmo. Pueden responder en cualquier momento a la curiosidad natural presente en todo ser humano y construir cimientos fuertes y sólidos para un aprendizaje que durará toda la vida.

Conceptos importantes:

  • Libertad y disciplina: esde el momento en que el niño ingresa al salón de clases en la mañana, tiene la libertad de elegir la actividad que desea realizar. Es libre para elegir:
    • Los materiales: tiene acceso a materiales en un ambiente que satisface sus necesidades de desarrollo.
    • El tiempo: tiene la posibilidad de trabajar con una actividad por el tiempo que desee y a su ritmo.
    • La repetición: es libre de repetir el trabajo tantas veces como lo necesite.
    • Concentración: no es interrumpido y finaliza la actividad a su ritmo natural, cuando esté satisfecho.
  • Lecciones: Durante todo el día, en el salón de clases Montessori, hay períodos de trabajo ininterrumpidos de 2 a 3 horas de duración. Durante ese tiempo, los niños reciben lecciones individuales o en grupos pequeños. Pero habitualmente, las lecciones duran aproximadamente entre 10 y 20 minutos cada una. La mayoría de este tiempo no es controlado estrictamente por los adultos. Por el contrario, es una oportunidad para que el niño elija determinadas actividades (guiado, por supuesto, por el maestro, quien ha observado al niño y ha adaptado el plan de estudios a sus necesidades). Algún niño puede elegir comenzar un problema matemático desafiante mientras está atento en la mañana. Otro puede elegir comenzar el día lentamente, leyendo algo solo.
  • Grupos con edades variadas: En la familia, en el lugar de trabajo y en la sociedad como un todo, estamos constantemente interactuando con personas mayores o menores. Compartir el entorno con niños de edades diferentes es una característica importante de la pedagogía Montessori. Puesto que los niños necesitan entornos diferentes en etapas diferentes de su desarrollo, las clases se mezclan en bandas, por ejemplo, 0-3, 3-6, 6-12 y 12-15 años de edad. Los niños más pequeños en cada banda están rodeados de modelos a seguir un poco más desarrollados que ellos. De manera similar, los niños mayores se encuentran en una posición de responsabilidad y al mostrar a los niños más pequeños lo que saben, comprueban la profundidad de sus conocimientos mucho más eficazmente de lo que lo harían mediante cualquier prueba o examen. La cooperación reemplaza la competencia como fuerza impulsora dentro de estas minisociedades. La autoeducación, facilitada por un ambiente preparado expresamente para ello, significa que cada niño aprende y se desarrolla a su propio ritmo.
  • Materiales Montessori: Las observaciones de la Dra. Montessori sobre los niños y las cosas que disfrutan y usan repetidamente le llevó a diseñar una variedad de materiales multisensoriales, secuenciales y autocorrectivos que facilitan el aprendizaje de las destrezas necesarias para comprender ideas abstractas. Los materiales Montessori son materiales atractivos para los niños y que les incitan a jugar. Son además autocorrectivos, lo que significa que cuando una pieza no encaja o no se usa, el niño percibe su error fácilmente. Entonces, se corrige a sí mismo y aprende a resolver problemas de manera independiente. La resolución de problemas de manera independiente fomenta la autoestima y el razonamiento analítico.